Bipowered

Obediencia

El obedecer a Dios es para nuestro beneficio. Está en la Biblia, Deuteronomio 30:15-16, "Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella". Deuteronomio 10:12-13, "Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?"

¿Qué tienen en común la ley, la gracia y la obediencia? Está en la Biblia, Romanos 5:20, "Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia".

La obediencia puede mantenernos libres de enfermedades. Está en la Biblia, Éxodo 15:26, "Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador".

La obediencia es la clave para tener una vida de éxito. Está en la Biblia, Josué 1:8, "Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien".

Seremos evaluados de acuerdo a nuestra obediencia a los mandamientos de Dios. Está en la Biblia, Mateo 5:19, "De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos"

La obediencia es el resultado de amar a Dios. Está en la Biblia, Juan 14:15 y 23, "Si me amáis guardad mis mandamientos. El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él".

El Espíritu Santo será impartido únicamente a aquellos que obedezcan al Señor. Está en la Biblia, Hechos 5:32, "Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen".

Jesús obedeció a su Padre dándonos un ejemplo de cómo debemos obedecerle. Está en la Biblia, Hebreos 5:8-9, "Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen".

Dios nos aconseja obedecer las leyes terrenales. Está en la Biblia, Romanos 13:1-2, "Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos".

En algunas ocasiones el obedecer a Dios y a su ley puede requerir desobedecer los mandatos terrenales. Está en la Biblia, Hechos 5:29, "Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres".

Los hijos deben obedecer y honrar a sus padres. Está en la Biblia, Efesios 6:1-3, "Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra".